Audiolibros, herramienta necesaria para los nuevos tiempos

En los actuales momentos, la literatura en líneas generales ha migrado, si se quiere decir así, o mejor dicho se ha aliado a la tecnología, para mantenerse vigente en el tiempo, pues al parecer este último elemento está separando cada vez más al libro de las personas, razón por la cual ha nacido, para los navegantes del ciberespacio, el audiolibro, una transformación en positivo. 

Con la aparición de este instrumento, se quiebran paradigmas establecidos en el mundo, muy a pesar de que pudieran existir algunos que aún se resisten, pero con toda seguridad, las medidas ecológicas que se han impuesto en el mundo para conservar el medio ambiente, agradecerán que todo lo que fue impreso en otrora, sea hoy día visto digitalmente.   

El origen de los audiolibros

Pareciera que es nueva esta manera de leer o mejor dicho de escuchar libros, pero no lo es, los orígenes de esta metodología se remonta a los años 30 del siglo XX, sin embargo eran utilizados con carácter pedagógico ya que su mayor aplicación están destinado a centros educativos y bibliotecas escolares. 

Este comienzo está precedido por los cassettes de cinta electromagnética  o los discos de materiales como el vinil, generalmente, el material allí grabado estaba dispuesto para el proceso de formación, pero sin duda es el antecedente más cercano de lo que hoy día pareciera ser un boom tecnológico; tanto que cadenas de comercialización en internet se han apoderado de su mercado. 

Ventajas del audiolibro

Una vez descubierto y puesto en marcha, el audiolibro sin duda es una herramienta con muchas ventajas para todos los sectores de la sociedad, más allá del mero proceso de enseñanza aprendizaje con el cual fue concebido allá en los comienzos del siglo XX y su respectiva evolución histórica.  

Una de sus principales ventajas, es la rapidez, pues estudios han demostrado que el ser humano tiene mayor capacidad de captar el mensaje de manera audiovisual, que si se somete al proceso de la lectura propiamente dicho, ya que se presta más atención a lo que se escucha, que a lo que se lee. 

Pero sin lugar a dudas, es la capacidad de llegarles a todos por igual, lo que destaca de los audiolibros, pues en las personas con dificultad visual o con problemas de atención tienen esta tecnología la posibilidad de leer sin mayores inconvenientes que si lo hiciera con un texto impreso.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *