Vehículos aéreos no tripulados

Los vehículos aéreos no tripulados o comúnmente conocidos como drones, han incursionado en gran cantidad de ámbitos del quehacer humano. El desarrollo de estos dispositivos tuvo sus inicios en el campo militar, con el desarrollo de los llamados vehículos aéreos de combate no tripulados, los cuales en la actualidad son ampliamente utilizados para misiones de vigilancia y ataque de objetivos militares.

Drones al alcance de todos

Los drones militares guardan bastante similitud con los aviones tripulados, pero en los últimos años han surgido diversos modelos y diseños de estos vehículos que no se asemejan para nada a los aviones, y cuyo uso ha encontrado infinidad de aplicaciones en los sectores civiles y comerciales.

Su reducido tamaño, junto con su maniobrabilidad y dotación con potentes cámaras que transmiten imágenes y videos de alta resolución en tiempo real, los han convertido en una herramienta inigualable para la observación y captura de imágenes, de eventos, personas, lugares y situaciones diversas, desde el aire y a poca distancia.

Las áreas de aplicación de estos dispositivos son innumerables, pudiendo mencionar algunas de ellas como la cartografía, hidrografía, agricultura, geología, zoología entre otras. Y por supuesto no podía faltar su uso en actividades recreativas como la filmación de películas y actividades culturales y deportivas extremas.

Su uso se ha popularizado tanto que la mayoría de los países han promovido la creación de legislaciones que regulen su utilización en los espacios aéreos sobre asentamientos humanos, ya que al igual que cualquier dispositivo aéreo no es infalible a sufrir desperfectos con los consecuentes daños y perjuicios que podría causar al venirse a tierra sin control.  

Estas legislaciones toman mucho en cuenta el peso del dron, dependiendo de este peso aplican normativas específicas. En muchos países actualmente se debe contar con una licencia para la conducción de estos dispositivos, emitida por las instituciones aeronáuticas respectivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *