El ajo y sus propiedades medicinales

El ajo forma parte de los condimentos más utilizados en las cocinas de todo el mundo, por el gran sabor y aroma que aporta a las comidas, sin embargo, además de su uso culinario también aporta grandes beneficios a nivel de la salud, pues ha formado parte de la medicina natural desde hace miles de años.

Antes de la globalización de la medicina como ciencia las personas basaban sus medicamentos en plantas y elementos naturales, siendo el ajo uno de los más utilizados por sus propiedades antibióticas tan conocidas. Incluso hay medicamentos de grandes laboratorios farmacéuticos que entre sus componentes han incluido el ajo.

Hay pruebas que demuestran que en el antiguo Egipto y Grecia era empleado el ajo y es que es rico en vitamina B, por lo cual combate y reduce los niveles de homocisteína en el organismo que es una sustancia que endurece los vasos sanguíneos y provoca la coagulación de la sangre, volviendo a la persona propensa a sufrir de enfermedades en las arterias coronarias.

En la II Guerra Mundial y ante la escasez de medicinas el ajo fue uno de los más empleados para combatir y curar las heridas de los soldados en las batallas, esto por sus grandes propiedades, siendo uno de los antibióticos naturales de mayor potencia, además de que fortalece el sistema inmunológico y favorece a la correcta y rápida cicatrización de las heridas.

Su uso incluso está relacionado con la industria cosmética pues es rico en antioxidantes que ayudan a proteger y regenerar la piel, ayudando a la renovación celular y a la vez es capaz de combatir lesiones en la piel como el acné, brindando una apariencia suave y siempre joven.

La mayoría de especialistas naturistas concuerdan en que para aprovechar los beneficios y todas las propiedades del ajo se debe consumir un diente cada mañana en ayunas acompañado de un vaso de  agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *