El peligro de los cálculos en los riñones

En el mundo son millones de personas que sufren de cálculos o piedras en los riñones y pese a lo que la mayoría cree estos extraños pueden ser de diferentes tamaños, tan pequeños como un grano de área y tan grande como una canica, que en casi todos los casos se eliminan solas sin necesidad de que intervenga la ayuda médica.

En algunos casos esta piedra se torna tan grande que puede atravesarse o atorarse en las vías urinarias y por ende evitar que salga la orina, causando un gran dolor, pero lo ideal es que no se llegue a estos extremos, por ellos hoy vamos a describir algunos de los síntomas que pueden presentarse para que sean detectados a tiempo.

Previo a conocer el diagnóstico, la gran mayoría de los pacientes que presentan cálculos o que apenas se están formando tienden a presentar fiebre y dolor en la parte baja de la espalda sin razón aparente, muchas veces estos síntomas se presentan en la noche con la necesidad imperante de ir a orinar, pero cuando lo hacen el dolor es muy grande.

Los cálculos se forman por los residuos de calcio que quedan de la orina y se acumulan tanto en el riñón como en el uréter, que es el conducto que va de los riñones  a la vejiga, a los que posiblemente se le aferren otros minerales que se encuentran en el organismo, es allí cuando se forman las piedras.

Esa constante necesidad de orinar puede ser un llamado de que algo está sucediendo y más si al momento de hacerlo se presenta un dolor extraño que suele presentarse por el movimiento del cálculo por las vías urinarias.

Para detectar los cálculos solo bastará un examen de orina, sangre o la realización de una ecografía abdominal que permita el inicio de un tratamiento adecuado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *