jueves, 15 de enero de 2015

Reseña: El rastro de los cimarrones de Ricardo Muñoz Fajardo

El rastro de los Cimarrones
Autor: Ricardo Muñoz Fajardo
Editorial: De librum tremens
ISBN: 9788415074427
Precio: 19,95€
Páginas: 200






Ciudad de Lima, Virreinato del Perú año 1821.
Las tropas del sublevado general San Martín, sitian la ciudad. La temida y sospechada guerra civil entre independentistas y realistas, entre rebeldes y fieles a la metrópoli ya es un hecho.
La vida, mientras tanto, transcurre, dentro de lo posible, con la cotidianidad de cada día. Españoles criollos blancos, indios de todas las etnias, mestizos, negros, mulatos, zambos conforman la sociedad peruana, donde privilegios y miserias se reparten con la misma disimilitud de siempre. Además, existen dos tipos de personas: libres y esclavos. 
La mercancía humana reniega de su situación, y se escapan: son los cimarrones. Unos hombres se dedican a recuperarlos, y devolverle la propiedad a su amo. Las andanzas de toda esa mezcolanza de gentes y, sobre todo, de uno de esos cazadores de esclavos, un antihéroe absoluto que mata sin remordimientos, se relatan en las páginas que conforman dos años fundamentales de la historia de una parte de la América que fue española.



Es la primera vez que leo un libro de Ricardo Muñoz Fajardo, la verdad  es que ya tenía algunas referencias suyas a través de su editorial con otros libros publicados en la misma, de hecho, tengo a medias “Siete Vidas” que más adelante también reseñaré para este blog.

El tema que nos narra en este libro tiene relación con la historia de la “conquista” y la “independencia” de algunos países de América Latina, que aún se encontraban bajo el dominio español, naciones tales como Perú, Ecuador y Colombia, luchaban por alcanzar su libertad, Ricardo no se ha quedado corto al situarnos perfectamente en el año 1821 y hacer cobrar vida a próceres de la historia tales como San Martín y Bolivar, dándole a cada uno un carácter arrogante y con la vista puesta, más en sus propios intereses, que en lo de la población.

A través de Rodrigo Pizarro, cuya fecha de nacimiento es algo dudosa, nos cuenta que perteneció al ejército durante quince años, estaba acostumbrado a recibir órdenes y a cumplirlas como un autómata, tras ese periodo, su trabajo corre por cuenta propia aunque siempre, al amparo de esclavistas que querían recuperar a los esclavos que habían logrado escaparse del yugo de sus amos.

En medio de muchas peripecias que le toca vivir a Rodrigo, Ricardo Muñoz aprovecha para narrarnos muchos hechos reales que ocurrían en ese periodo en tierra Sur Americana, así como también, para describir el paisaje, lugares específicos de la geografía ecuatoriana y de la Cordillera de los Andes y por si fuera poco, también nos habla de las comidas, las bebidas tales como el pisco y la algarrobina, muy típicas de la zona, es decir, constituye todo un manjar para los que amamos la historia y no tan solo eso, sino para quienes hemos vivido al otro lado del mar, si bien no en el periodo del libro pero si teniendo algún conocimiento de cultura general sobre el particular y aun no teniendo ni lo uno ni lo otro, puedo afirmar que es un libro cuyo argumento seduce aunque el género no sea el tuyo.

Las páginas se suceden con mucha rapidez, porque el trabajo de Rodrigo consiste, como señalara anteriormente, en recuperar a los esclavos fugitivos y llevarlos de vuelta con sus amos, por lo que tendrá que enfrentarse a persecuciones de diferente índole y también a la muerte de varios de los hombres que trabajaban para él, incluso su propia vida peligrará hasta que, debido a los mismos vericuetos de la historia, decide asentarse y formar su propia familia, si bien, siempre trabajando en lo mismo.

Estoy segura que las apasionantes vicisitudes a las que ha dado vida este autor, te mantendrán en vilo a través de las doscientas páginas de narración en un contexto histórico real a velocidad de vértigo y buscando siempre, estratagemas para ganar tiempo al tiempo y no dejar que nadie, absolutamente nadie, avasalle su forma de vivir y sobre todo, su forma de pensar.

En definitiva, una historia bien contada, bien narrada, con lenguaje en consonancia con el momento en que se vive y notas a pie de página, algunas veces para clarificar el momento histórico, otras simplemente para explicar el contexto. Esta entrega es la primera parte de una trilogía, la segunda “La plaza de la cebada” ha visto la luz hacia diciembre de 2014 y la tercera, suponemos que será en el transcurso de 2015, todos los libros son una historia cerrada y se pueden leer por separado sin ningún problema.



Sobre su autor: Ricardo Muñoz Fajardonació en el año 1961 en Madrid. Diplomado en Magisterio y Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid. También tiene un Máster de Dirección de Administración. Tiene publicados nueve libros sobre arquitectura modernista, además de siete novelas: El convidado de piedra, El último sueño, La Ley de la Gravedad, El solsticio de invierno, El rastro de los cimarrones, Las Siete Vidas, La Asociación de defensa del Muy y La plaza de la Cebada.



María Loreto

martes, 6 de enero de 2015

Reseña: Rapunzel de los hermanos Grimm


Rapunzel
Autor: Los hermanos Grimm
Editorial: Everest
ISBN: 9788424170752
Precio: 7,95€
Páginas: 32





Secuestrada desde pequeña, Rapunzel se quedó calva de tanto utilizar sus trenzas para que la bruja subiera a la torre por ellas. Sin embargo, gracias a Lucho José, el portero de la torre, que además era profesor de natación, pudo recuperar su maravillosa cabellera. Pero, ¿qué hizo con tanto pelo?



Una pareja que anhelaba tener un hijo, vivía en el jardín de una bruja malvada, la mujer se embaraza y desea fervientemente unas campanillas que crecen en el jardín, su marido decide ir por algunas y termina por enfrentarse a la bruja y le promete que una vez que nazca ese hijo le será entregado.

Es así como, se la lleva y al crecer la deja en una torre en medio del campo, a la que a visitarla todos los días y para subir, utiliza su pelo como escalera, hasta que un príncipe descubre como llegar hasta la joven Rapunzel.

Un cuento infantil que también pertenece a la fecunda creatividad de estos hermanos y que también está incorporado a "Cuento para la infancia y el hogar" y que tras dos siglos de haber sido escrito, sigue siendo la delicia de los niños. Llevada a la gran pantalla por los estudios Disney bajo el título de "Enredados", conserva solo una parte del cuento real como lo es la torre, la bruja y el pelo. "Rapunzel" en alemán significa "rapónchigo". El rapónchigo (campanula rapunculus) es una planta silvestre cuya raíz, con forma de nabo, es comestible.



Sobre los autores: Jacob Grimm (1785-1863) y su hermano Wilhelm (1786-1859) nacieron en la localidad alemana de Hanau (en Hesse). Criados en el seno de una familia de la burguesía intelectual alemana, los tres hermanos Grimm (ya que fueron tres, en realidad; el tercero, Ludwig, fue pintor y grabador) no tardaron en hacerse notar por sus talentos: tenacidad, rigor y curiosidad en Jacob, dotes artísticas y urbanidad en Wilhelm.2 A los 20 años de edad, Jacob trabajaba como bibliotecario y Wilhelm como secretario de la biblioteca. Antes de llegar a los 30 años, habían logrado sobresalir gracias a sus publicaciones.

Fueron profesores universitarios en Kassel (1829 y 1839 respectivamente). Siendo profesores de la Universidad de Gotinga, los despidieron en 1837 por protestar contra el rey Ernesto Augusto I de Hannover. Al año siguiente fueron invitados por Federico Guillermo IV de Prusia a Berlín, donde ejercieron como profesores en la Universidad Humboldt.1

Tras las Revoluciones de 1848, Jacob fue miembro del Parlamento de Fráncfort.



María Loreto

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Reseña: Hansel y Gretel de los hermanos Grimm

Blancanieves y los siete enanitos
Autor: Los hermanos Grimm
Editorial: Editorial La Galera (Versión Ilustrada y encuadernación de cartón)
ISBN: 9788424652906
Precio: 17,26€
Páginas: 10





Hansel y Gretel es otra de las maravillosas historias que recopilaron los Hermanos Grimm, inmortalizada en diferentes adaptaciones teatrales y musicales. El relato presenta al pequeño Hansel y su hermana Gretel que, perdidos en el bosque, encuentran una casita construida con las más suculentas golosinas. Los niños no pueden resistirse a los caramelos y bombones rellenos y empiezan a devorar la casa a trocitos. En la casa habita una bruja a quien también le gustan las golosinas... pero para ella las más suculentas son las que están recubiertas de niño tierno.




Hansel y Gretel hijos de un leñador muy pobre que es azuzado por la madrastra de los niños para que los abandonara en el bosque, conversación que oyó Hansel y se preparó para marcar el camino, recogiendo piedras y con ellas, pudieron volver a su hogar.

En una segunda intentona, no puede recoger piedras y va dejando migas en el camino, sin embargo se las comen los pájaros, no ven el camino de regreso y dan con una casa hecha de pan, pastel, jenjibre y azúcar moreno en donde habita un bruja malvada que posteriormente querrá comérselos.

Otro cuento infantil que nace de estos hermanos que rescatan historias de la mitología alemana y que tras  casi dos siglos, siguen tan vigentes como al principio, de este cuento incluido en en la colección "Cuento para la infancia y el hogar", además de una ópera titulada Märchenope, estrenada el 23 de diciembre de 1893 bajo la dirección de Richard Strauss, también llevada a la gran pantalla.



Sobre los autores: Jacob Grimm (1785-1863) y su hermano Wilhelm (1786-1859) nacieron en la localidad alemana de Hanau (en Hesse). Criados en el seno de una familia de la burguesía intelectual alemana, los tres hermanos Grimm (ya que fueron tres, en realidad; el tercero, Ludwig, fue pintor y grabador) no tardaron en hacerse notar por sus talentos: tenacidad, rigor y curiosidad en Jacob, dotes artísticas y urbanidad en Wilhelm.2 A los 20 años de edad, Jacob trabajaba como bibliotecario y Wilhelm como secretario de la biblioteca. Antes de llegar a los 30 años, habían logrado sobresalir gracias a sus publicaciones.

Fueron profesores universitarios en Kassel (1829 y 1839 respectivamente). Siendo profesores de la Universidad de Gotinga, los despidieron en 1837 por protestar contra el rey Ernesto Augusto I de Hannover. Al año siguiente fueron invitados por Federico Guillermo IV de Prusia a Berlín, donde ejercieron como profesores en la Universidad Humboldt.1

Tras las Revoluciones de 1848, Jacob fue miembro del Parlamento de Fráncfort.



María Loreto

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Reseña: Blancanieves (Schneewittchen) y los siete enanitos de los hermanos Grimm

Blancanieves y los siete enanitos
Autor: Los hermanos Grimm
Editorial: Editorial La Galera (Versión Ilustrada y encuadernación de cartón)
ISBN: 9788424652913
Precio: 17,26€
Páginas: 10






La malvada madrastra de Blancanieves decide deshacerse de ella porque no puede soportar que la belleza de la joven sea superior a la suya. Sin embargo, Blancanieves consigue salvarse y se refugia en la cabaña de los siete enanitos. A pesar de todo, su cruel madrastra consigue encontrarla y la envenena con una manzana. Pero la princesa no está muerta, sólo dormida, a la espera de que un Príncipe Azul la rescate.


Blancanieves y los siete enanitos es un cuento clásico, escrito por los hermanos Grimm durante el siglo XIX, que también ha sido llevado a la pantalla grande tanto por Walt Disney en 1937, así como también por otras versiones sucesivas que poco o nada tienen que ver con este cuento en donde una niña huérfana, es criada por su madrastra, la cual, al verse ensombrecida por su hijastra Blancanieves, decide terminar con días, pidiéndole a un cazador de confianza que la mate y que le traiga su corazón para cerciorarse del hecho. No obstante, al preguntar a su fiel amigo espejo sobre quién era la más hermosa del reino, este le contesta que siendo Blancanieves.

La madrastra enfurecida, utiliza todos sus recursos en una pócima con la cual cubrirá una manzana y que sumirá a la princesa en un profundo sopor, parecerá muerta ante los ojos de los demás pero lo que la madrastra no sabe es que la niña se encontró con la casa de unos hombrecitos que le ayudarán a escapar de las garras de esta bruja.

Un cuento infantil que con casi dos siglos de existencia a sus espaldas, a un sigue atrapando la curiosidad de los más pequeños en cualquier hogar aunque el verdadero sentido con que lo escribieron estos hermanos, haya ido variando radicalmente a través de los años ya sea por la censura en los años que vivieron o para adaptarla a las nuevas generaciones.




Sobre los autores: Jacob Grimm (1785-1863) y su hermano Wilhelm (1786-1859) nacieron en la localidad alemana de Hanau (en Hesse). Criados en el seno de una familia de la burguesía intelectual alemana, los tres hermanos Grimm (ya que fueron tres, en realidad; el tercero, Ludwig, fue pintor y grabador) no tardaron en hacerse notar por sus talentos: tenacidad, rigor y curiosidad en Jacob, dotes artísticas y urbanidad en Wilhelm.2 A los 20 años de edad, Jacob trabajaba como bibliotecario y Wilhelm como secretario de la biblioteca. Antes de llegar a los 30 años, habían logrado sobresalir gracias a sus publicaciones.

Fueron profesores universitarios en Kassel (1829 y 1839 respectivamente). Siendo profesores de la Universidad de Gotinga, los despidieron en 1837 por protestar contra el rey Ernesto Augusto I de Hannover. Al año siguiente fueron invitados por Federico Guillermo IV de Prusia a Berlín, donde ejercieron como profesores en la Universidad Humboldt.1

Tras las Revoluciones de 1848, Jacob fue miembro del Parlamento de Fráncfort.



María Loreto

jueves, 18 de diciembre de 2014

Reseña: El jardín de la memoria de Lea Vélez


El jardín de la memoria
Autor: Lea Vélez
Editorial: Galaxia Gutenberg
ISBN: 9788416072439
Precio: 17,90€
Páginas: 524




Fue un otoño extraordinario. El otoño en el que tú me enseñaste a vivir y yo te enseñé a morir. Durante la última aventura, filosofamos, investigamos, leímos las viejas cartas de tu hermano Stephen. Las cartas que relatan una época y un pasado familiar. Gracias a una antigua foto en un sobre con matasellos de Sheffield, encontré respuesta a la dudosa paternidad de Gill. Me encanta hacer de detective. Las cosas de Stephen siguen en la buhardilla, metidas en sus cajas de bombones y a veces las saco y releo una poesía del cuaderno infantil. Allí, en la Inglaterra de 1957, estaban las respuestas y mientras yo escribía este Jardín transcribiendo cartas amarillas por el tiempo, tú lograste perdonar. Pienso en la sonrisa del otro protagonista de este relato: Francesc Boix. Te fascinó la vida del republicano español, testigo de Núremberg, fotógrafo de guerra. Yo te contaba sus hazañas, que están en esta novela y que no sé si es novela porque todo lo que se cuenta en ella sucedió de verdad.
Ese verano volvimos a Malmesbury. Tenías razón. 

Hace algunas semanas, gracias al Club de lectura Que Locura de Libros, tuve la oportunidad de conocer a la autora de esta novela, Lea Vélez, dicho encuentro aparece como crónica en este blog. En aquella oportunidad se refirió a sus dos novelas en solitario, de la que nos vamos a ocupar en esta suerte de reseña es de “El jardín de la memoria”, un libro que me llamó mucho la atención justamente ese día al que me refería antes.

De alguna manera, todos hemos perdido a algún ser querido, no importa la edad porque ésta no tiene nada que ver en estos hechos, a veces, alguien enferma y simplemente nos deja, en esta novela, Lea, nos relata la muerte de su marido con otras dos historias paralelas que tienen mucha relación con la enfermedad.

Lo primero que debo decir, antes de intentar sacar afuera todas las sensaciones que me produjo la lectura y todos los recuerdos, que por más lejanos que sean, están ahí, siguen vivos aunque, pasado el tiempo, ya no duelan como al principio, es que lo elegí a exprofeso pues, dada la naturaleza del tema quise saber si una escritora era capaz de asemejarse lo suficiente a toda esa serie de sentimientos que produce no tan solo la partida de un ser querido, sino que también el proceso de una larga enfermedad.

Cuando pronunció en aquel encuentro la palabra cáncer, supe que entre sus páginas encontraría lo que por años he buscado, alguien que haya caminado ese vía crucis de la enfermedad, sus componentes, medicinas y el estado de alerta permanente en el que uno vive, según se va acercando el momento y vemos como ese ser amado, se va apagando paulatinamente, la verdad, es que me he sentido plenamente identificada no tan solo con el contexto de esta historia, sino que también con las emociones, evocaciones y sentimientos que va arrojando esta joven escritora, a través de sus letras.

Como decía al principio, hay otras dos historias o hilos narrativos paralelos, uno en el que nos sitúa en plena segunda guerra mundial, a través de Francesc Boix, un fotógrafo detenido en Mauthausen y por otro, a través del hermano mayor de George Collinson, el marido de Lea, Stephen, quien siendo un niño y esto sea quizá, lo más doloroso que he leído, afectado de una leucemia deben ingresarlo en el hospital.

Para reconstruir el pasado de su marido, abre unas viejas cajas guardadas en un armario de su casa, donde se encuentra la correspondencia que mantuvieron Stephen y sus padres, cartas llenas de ternura y un cuaderno en el que hay escritos muchos poemas, aun así es difícil sopesar el dolor de esos padres ante la pérdida inminente de un hijo, espero no tener que comprobarlo nunca, es anti natura. 

Llegados a este punto, quizá piensen que la novela es dolorosa, triste y que leerla sea poco menos que un trauma pero no, sí es verdad que hay momentos en los que viví mi propia historia, “el cáncer” ataca a todo el mundo y entre ellos a mi madre, un fallo cardiorrespiratorio acabó con uno de mis hermanos, por tanto pude situarme en ambas caras de la moneda, la fuerza, la valentía y el arrojo que se debe tener ante ciertas situaciones tan normales de la vida, hacen que escritoras como Lea te devuelvan la fe, te lleven a pensar que, cuando se quiere de verdad, cuando el amor es sin condiciones y pensando en el bienestar de esa persona a la que uno tanto ama, es capaz de renunciar al propio dolor solo porque esa persona pueda por fin descansar, es un canto a la vida y sobre todo al amor, a un amor incondicional, eterno y efímero en el que, a pesar del poco tiempo, simplemente, valió la pena vivir.

Lea, estas palabras son para ti, cuesta renunciar a lo que se quiere más que nada porque no conocemos el futuro, no sabemos cómo vamos a afrontar lo que nos viene a partir de esa ausencia, también hice lo que tú, pero en otro escenario, también renuncié a mi profundo egoísmo para dejar que esa persona a la que tanto amaba y amo, siguiera su camino en otro mundo, no hay palabras para describir lo que se siente pero con tu libro he logrado entender lo que en su día, viví en mis propias carnes.


Por qué deberías leer esta novela: Porque al ser una historia verídica te sitúa de plano en una etapa de la vida que a cualquiera le puede tocar, porque la narración es directa, sin prejuicios ni ambages, porque como decía en la reseña, es una novela que habla de la vida, sus circunstancias y hace de la muerte un ritual, pero no de dolor, sino tan natural como el respirar, porque solo se entiende la vida a partir de la muerte, porque no existe resignación sin haber pasado por el proceso, porque a pesar de todo y de las muchas ausencias que se han ido quedando en el camino, aun estamos aquí para contar todas esas historias de los que nos antecedieron a los que nos sucederán.

Cómo se gestó la novela, book trailer.









Sobre la autora:  Lea Vélez nació en Madrid, en 1970 al cobijo de una familia fanática de la literatura. Tras estudiar Ciencias de la Información en la Universidad Complutense, se licenció en periodismo en 1994. Pronto se dio cuenta de que además de escribir, le apasionaba el cine, así que decidió convertirse en guionista de ficción. Su tercera pasión es y ha sido siempre la música. Mientras recorría los pubs irlandeses del barrio Madrileño de Malasaña versionando a Dylan o Fleetwood Mac, terminaba su diplomatura en guión en la ECAM (Escuela de cinematografía y del Audiovisual de Madrid).
En 1996 recibió el segundo premio Terra-Antena 3 al mejor guión de largometraje por Como Las Olas -su primer guión de cine- y tras graduarse, comenzó a escribir, principalmente, para televisión. Hoy, las teclas de su ordenador cargan ya con más de seiscientas horas de ficción televisiva -sobre todo series diarias- entre las que se encuentran los éxitos de audiencia: La verdad de Laura o Luna Negra.
En 2014 ha publicado La cirujana de Palma en Ediones B y El jardín de la memoria en Galaxia Gutenberg.


 (Gentileza Galaxia Gutenberg)

María Loreto
La última página Diseño deLissy2013